03/12/2023 // Archivo

Fecha basada en archivo
03 Dic

“Cuba está tan cerca que casi podrías llegar nadando”, esa frase que le dijo el padre de Diana Nyad estando en Florida (Estados Unidos) se le quedó marcada cuando era apenas una niña. De hecho, su propio apellido ya había determinado su futuro el mismo día que nació ya que en la mitología griega, Nyad significa Náyade, ninfa del agua. Esta es la aventura de inspiración de Nyad que se ha estrenado recientemente en Netflix y muestra uno de los récords más inspiradores que se han conseguido en la historia reciente. 

Nyad, la ninfa del agua que demostró que la perseverancia acerca a los sueños

Nyad nació en Nueva York, pero se mudó pronto a Fort Lauderdale, Florida. Desde que era pequeña estuvo unida a la natación, siendo uno de sus primeros logros importante convertirse en campeona del estado de Florida. La que fuera niña a mediados de los 50s, hoy tiene 74 años y uno de los récords más peleados que podamos imaginar.

La “ninfa del agua” tiene en su haber varios campeonatos de maratones de natación, consiguió récords de distancias en mar abierto como cubrir la distancia desde Capri hasta Nápoles nadando 52km en el a través del lago Ontario, también rodeó la isla de Manhattan, unos 45 km, en un tiempo récord de ocho horas e hizo un largo recorrido a nado de 143 km desde las Bahamas hasta Florida en 27 horas y 38 minutos.

El récord más buscado de Nyad

Con todos esos datos comienza el documental “Nyad” de Netflix que cuenta la historia de esta nadadora y su récord que parecía imposible, pero que después de un parón de 30 años y muchos intentos, consiguió. La locura consistía en nadar los 160 km que separaban Florida de Cuba en unas aguas que no daban tregua y rodeada de animales que estuvieron cerca de causarle la muerte.

A los 28 años, en su pico de forma, lo intentó por primera vez, pero no lo consiguió porque el reto no era tan fácil como nadar 160 km en línea recta, sino que las corrientes podían sacarla fácilmente de la ruta y hacerlo imposible. Muchos lo veían como imposible, y así fue, Nyad no lo consiguió porque se desvió del rumbo hacia el Golfo de México, a pesar de estar en el agua 42 horas y haber recorrido 122 kilómetros.

En ese momento decidió retirarse de su aventura competitiva pare centrarse en su carrera de periodismo deportivo. En todo ese tiempo desde que se retiró no dejaba de darle vueltas a ese reto, hasta que 30 años después, con casi 60 años, decidió que era momento para volver a intentarlo. Un póster presente siempre en su habitación con el texto “un diamante es sólo un trozo de carbón que soportó una presión extraordinaria” indicaba que Diana necesitaba la presión para brillar.

“Nunca, nunca os rindáis”

El récord que Nyad buscaba era cubrir los 165 km que separaban Cuba y Florida sin una jaula protectora para tiburones, carabelas portuguesas y demás animales marinos que podían costarle la vida. Lo intentó una vez a los 28 años con dicha jaula protectora y tres veces más después de haber superado los 60 años sin dicha jaula, hasta que en el quinto intento, con 64 años de edad, lo consiguió.

“No quiero tener ese asterisco en mi récord”, esa era la razón por la que Nyad quería conseguir su reto sin una jaula que le protegiera de 49 tipos diferentes de tiburones, carabelas portuguesas y otras especies mortales para la estadounidenses.

Esto ocurrió en 2013, pero ha vuelto a saltar a la parrilla de actualidad porque a principios de noviembre se estrenó en Netflix la historia de Nyad, de la que hemos obtenido todos los datos de este artículo. Gracias a este documental, puede sentirse la obsesión de Nyad y el duro trabajo de ella y todo su equipo.

De ahí que una de las frases que la exhausta Nyad, después de 53 horas en el agua, con cara y boca hinchadas, dijera que la natación parece un deporte individual, pero es un deporte de equipo. “Nunca, nunca os rindáis” y “nunca eres demasiado mayor para conseguir tus sueños” son las frases que resumen un documental inspirador de boca de una mujer inspiradora.

En Vitónica | “Quién dijo que los ciegos no pueden ver las estrellas”: Renan Enrique Evangelista, ciego, diabético y campeón del Mr. Olympia amateur 2023

Imágenes | Diana Nyad (Instagram)


La noticia

“Nunca, nunca te rindas”: el récord inhumano de Nyad que casi le cuesta la vida varias veces

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Joaquín Vico

.

03 Dic

Los avances tecnológicos sin duda han revolucionado muchos ámbitos de nuestra vida, brindando respuestas instantáneas y soluciones automatizadas. Sin  embargo una de las consecuencias inesperadas de la inteligencia artificial es el sedentarismo cognitivo, que puede perjudicar la salud cerebral.

Sedentarismo cognitivo, el efecto negativo de la tecnología

La inteligencia artificial ha revolucionado varios sectores de la sociedad,  impactando positivamente a nivel trabajo, entretenimiento, educación y otros. Sin embargo, ha surgido una consecuencia no esperada: el sedentarismo cognitivo.

Aunque el término sedentarismo se utiliza habitualmente para describir la inactividad física, con sedentarismo cognitivo nos referimos a la falta o poca actividad mental que deriva de lo mucho que la inteligencia artificial puede hacer por nosotros, es decir, debido a que fomenta la pasividad mental si no se utiliza de manera consciente.

Desde asistentes virtuales hasta algoritmos predictivos, la inteligencia artificial simplificó muchas tareas cotidianas y esto puede conducir una dependencia pasiva con consecuencias graves.

Así, el sedentarismo cognitivo puede contribuir al agotamiento mental, a la pérdida de memoria, a la reducción en la capacidad de concentración y aumentar el riesgo de problemas como la ansiedad y la depresión afectando negativamente la salud mental.

Por eso, si bien la inteligencia artificial puede ser utilizada en la vida cotidiana, para que sólo sean beneficios los que provee a nuestra salud y en el día a día, recomendamos estimular la mente con regularidad, ejercitándola con rompecabezas, lecturas complejas y actividades creativas que contrarrestan la pasividad mental que la tecnología actual puede promover.

Utilizar la inteligencia artificial como herramienta para el aprendizaje activo es lo más aconsejable, exigiendo el pensamiento crítico y al mismo tiempo, estableciendo límites para que la interacción pasiva con la inteligencia artificial no resulte perjudicial.

Sin duda, el sedentarismo cognitivo es una consecuencia no esperada de el auge de la inteligencia artificial que bien podemos prevenir o contrarrestar para preservar la salud cerebral.

En Vitónica | La inteligencia artificial ChatGPT ya es capaz de elaborar un menú semanal vegano y saludable: lo colocamos bajo la lupa

Imagen | ThisIsEngineering


La noticia

Sedentarismo cognitivo: una de las consecuencias inesperadas de la inteligencia artificial que puede perjudicar tu cerebro

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Gabriela Gottau

.

Shopping cart0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
¿Te echo una mano?