enero 2022 // Archivo

Fecha basada en archivo
31 Ene

Cuando hablamos de cuidar nuestra espalda, normalmente la gente se suele referir a tener una mala o buena postura. Dejando a un lado que eso como tal, no existe (aunque obviamente hay posturas más saludables para la espalda que otras), el problema realmente tiene que ver con estar de manera crónica con una postura.

A continuación, os dejamos los siete mejores deportes que podéis practicar si queréis una espalda sana.

Cuando hablamos de tener una espalda fuerte y saludable, normalmente siempre se suelen sacar a la palestra actividades físicas como la natación o el entrenamiento de fuerza (que sí que ayudan a tener una buena salud a nivel de espalda), pero hay muchas actividades físicas recomendables más allá de estas dos.

Caminar

Caminar es una actividad física que pueden hacer la gran mayoría de las personas, a no ser que padezcan de alguna discapacidad o una lesión muy grande.

Caminar puede ser una buena forma de hacer ejercicio para aquellas personas que puedan tener ciertos dolores o molestias en la espalda. A pesar de que andar sea una actividad física de bajo impacto, puede aumentar la flexibilidad, fortalecer y mejorar la salud postural, ayudándote a cuidar de tu espalda.

Aun así, caminar incorrectamente o con una mala técnica, podría agravar ciertos dolores, por lo que recomendamos que, se elija, primeramente un buen calzado y que se evite caminar sobre terrenos demasiado duros como el hormigón.

Salir a correr

A pesar de que el footing esté muy relacionado con los impactos y el estrés articular, realmente cualquier tipo de deporte, tienes sus pros y sus contras.

Hemos de recordar también, que todo depende del nivel que se tenga, ya que no es lo mismo correr 10-14 horas semanales que 3-4 horas. Una buena técnica de carrera hace que mejore nuestra postura, ya sea tanto para caminar como para correr por el hecho de trabajar y activar el transverso y glúteos.

Aun así, si partimos de dolor en la espalda, no es recomendable hacer esta práctica deportiva.

Nadar

Uno de los ejercicios más famosos y que más se recomiendan si se quiere tener una espalda saludable. Aunque sí es verdad que se sobreestima mucho lo que la natación puede hacer, no quita que sea un deporte excelente.

El agua en sí ofrece una resistencia en contra del movimiento muscular, además, genera muchísima activación del core, que es muy importante para una buena salud postural.

Algo muy beneficioso de la natación, es que no genera ningún tipo de impacto como el footing, por lo que, aun partiendo de un dolor en la espalda, sí podríamos hacer este deporte, siempre y cuando haya un profesional supervisando y ayudándonos.

Yoga

El yoga es un deporte que, a diferencia de la natación, puede llegar a estar infravalorado. Que no generen muchas adaptaciones a nivel muscular, no significa que no sea una práctica que puede beneficiar en otros sentidos.

El yoga ayuda a mejorar la flexibilidad, los patrones respiratorios (muy importante) y la resistencia. Hay ciertas posturas que si partimos con dolor de espalda, podrían no ser adecuadas, a pesar de ello, la gran mayoría de las posturas de yoga, mejoran la activación del core, lo que provoca una mejora de la higiene y salud postural.

Tai Chi

El Tai Chi es una práctica deportiva que consiste en moverse de forma acompasada y rítmica con una serie de posturas que recuerdan a las artes marciales.

Moverse de manera acompasada y rítmica, hace que mejoren los patrones respiratorios, algo que, como hemos comentado anteriormente, son muy importantes para una buena salud de la espalda.

Pilates

El pilates es una disciplina deportiva muy centrada en el trabajo del core, que es un conjunto de músculos cuya función principal es estabilizar y dar soporte a la columna vertebral.

Desde luego, un core fuerte y resistente es una de los mejores aliados con los que podemos contar si nuestro objetivo es reducir el dolor de espalda.

Además, el pilates también tiene como objetivo la reeducación postural, especialmente centrada para quien pasa mucho tiempo sentado.

Entrenamiento de fuerza

Para evitar que nos duela la espalda antes de nada es necesario que tengamos en cuenta lo importante que es fortalecer los músculos que la componen. No es que simplemente realicemos ejercicios en los que no la pongamos en riesgo, si no, que además, debemos mantener en forma esta zona para conseguir evitar hacernos daño.

El entrenamiento de fuerza se caracteriza por un aumento de la tensión mecánica de los músculos involucrados, esto genera que haya una hipertrofia muscular, es decir, que haya un aumento de la masa muscular.

Músculos más grandes y fuertes (siempre y cuando hagamos una buena técnica y nos supervise un profesional), permitirá que haya una mejora de la higiene postural y, por tanto, una mejora en la salud de nuestra espalda.

Vitónica | Entrenamiento para tu espalda: siete ejercicios que te permiten trabajarla al completo

Vitónica |Este año, consigue una espalda más grande y fuerte en el gimnasio: ejercicios y rutina de entrenamiento para lograrlo

Imágenes | iStock


La noticia

Los siete mejores deportes para ayudarte a cuidar de tu espalda

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Guille Andreu

.

31 Ene

Una etapa de volumen se caracteriza porque durante un tiempo somos muy sensibles a la ganancia de masa muscular. Aun así, también somos más sensibles a la ganancia de grasa corporal. Es muy importante que durante la etapa de volumen no ganemos mucha grasa por lo siguiente que os vamos a comentar.

El exceso de grasa corporal puede provocar efectos adversos endocrinos que no solo pueden empeorar tu salud, sino que también es capaz de hacer que sigas ganando grasa con mayor facilidad y que es menos propenso a ganar masa muscular.

A mayor cantidad de grasa corporal, menores niveles de testosterona

Una persona con menos grasa corporal, tendrá una mayor cantidad de testosterona que es una hormona relacionada, entre otras cosas, con nuestra capacidad de ganar masa muscular.

Es verdad que para perder grasa corporal y aumentar tus niveles de testosterona, tendrás que llevar a cabo un déficit calórico, y este déficit calórico puede hacer que caiga tu testosterona de manera temporal, pero al volver a tus calorías de mantenimiento, tu versión con menos grasa tendrá una cantidad de testosterona mayor que tu versión con más grasa corporal.

A mayor cantidad de grasa, mayores niveles de estrógenos

Por lo general cuánta menos grasa tengas, menor será tu conversión de testosterona en estrógenos, y por tanto, mejor será tu entorno hormonal de cara a aumentar la masa muscular. Cuánta más grasa tengas, mayor será la tendencia de tu sistema hormonal de cara a aumentar la cantidad de tejido adiposo. Con todo esto no te comentamos que tengas que mantenerte durante todo el año en un porcentaje de grasa bajo, pero es importante tener en cuenta que pasarte de la raya durante la etapa de volumen, puede salirte más caro de lo que crees.

Menor capacidad de adaptación

Por otra parte, aumentar mucho la grasa corporal, también podría aumentar tu inflamación crónica de bajo grado, que es una de las causas que aumenta mucho las probabilidades de sufrir enfermedades crónicas como cáncer, enfermedades cardiovasculares, etc.

Sin embargo, si la cantidad de grasa corporal es menor, además de que se reducirá este problema, la capacidad de generar adaptaciones positivas al ejercicio, será mayor. Ya sea por ganancia de fuerza, resistencia, hipertrofia muscular, etc. Por eso no vale la pena llevar a cabo etapas de volumen con más de un 16-18% de grasa en caso de hombres o 26-28% de grasa corporal en mujeres.

Tener un porcentaje de grasa corporal demasiado elevado, no solo hará que tu composición corporal empeore a través de una menor capacidad para ganar masa muscular, sino que también hace más propenso a ganar grasa ya que aumentará el tamaño y cantidad de adipocitos, aumentará la resistencia a la insulina, haciéndote más propenso a sufrir problemas metabólicas, y probablemente también empeoren las sensaciones subjetivas de bienestar, traduciéndose en menores ganas de hacer ejercicio.

Conclusión

En cualquier caso, insistimos en que la idea de todo esto no es que tu cantidad de grasa corporal se vuelva extremadamente baja, lo que hay que tratar es que tus niveles de grasa aumenten mucho porque esto, no va a favorecer a tener una buena composición corporal ni tener una buena salud.

En Vitónica | Una forma de mejorar la sensibilidad a la insulina y activar la pérdida de grasa

En Vitónica | Ganar masa muscular en el gimnasio: una rutina de tres días de entrenamiento para ganar volumen

Imágenes | iStock


La noticia

Estas son las desventajas de ganar mucha grasa corporal en una etapa de volumen

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Guille Andreu

.

31 Ene

Además de cuidar la calidad de lo que comemos, al momento de adelgazar o quemar grasas es fundamental lograr un déficit calórico, es decir, ingresar menos calorías de las que necesita nuestro organismo. Para lograrlo y perder peso de forma sencilla, a continuación dejamos 13 formas de restar calorías a tus platos.

Reemplazar bebidas azucaradas por agua

Quitar todo tipo de bebidas azucaradas de la dieta siempre debería ser un objetivo a considerar cuando buscamos perder peso, ya que las calorías de las mismas no son más que derivadas de azúcares y por ello, son las llamadas calorías vacías (que no aportan nada bueno al organismo).

El agua debería ser la bebida habitual en nuestra dieta y consumirla en reemplazo de refrescos azucarados u otras bebidas con azúcar en su interior puede ser suficiente cambio para perder peso y beneficiar la salud en gran medida.

Si te resulta complejo dicho cambio, recomendamos saborizar el agua en un principio con frutas naturales, hierbas frescas, vegetales u otros como pueden ser infusiones de té verde, de jengibre o similares.

Sustituir salsas comerciales por especias y condimentos

Las salsas comerciales pueden ser una fuente de calorías que no consideramos en nuestra dieta, y lo que es peor, pueden ofrecer nutrientes de escasa calidad como grasas trans o azúcares en elevadas proporciones.

Por eso, sustituir las mismas por especias y condimentos es una buena manera de restar calorías e incrementar al mismo tiempo, la calidad de la dieta al sumar vitaminas, minerales y antioxidantes, además de sabor, color y aroma para nuestros platos.

Cambiar las frituras por el horno

Durante la cocción, los alimentos fritos absorben una notable cantidad de grasa y por ello, siempre son más calóricos que los que podemos elaborar al horno.

Al sumergir el alimento en grasa a elevada temperatura, ésta pasa al alimento en cuestión y también se pierden del mismo algunos nutrientes buenos para la salud, por ello, si queremos comer mejor y más ligero, cambiar las frituras por el horno siempre es recomendable.

Reemplazar comidas fuera de casa por platos caseros

La comida elaborada fuera de casa, aun cuando no la compremos en un local de fast food siempre posee más calorías que la que elaboramos con nuestras propias manos e incluso, su calidad suele ser inferior.

Por eso, si queremos comer más sano y restar calorías a la dieta, lo mejor es apuntarse a la comida hecha en casa, con nuestras propias manos y en donde podemos controlar cada uno de los ingredientes que se añaden al plato así como las porciones de alimentos a ingerir.

Si aun así queremos disfrutar de una comida fuera de casa, en Vitónica te dejamos una lista extensa con las mejores elecciones que puedes hacer en diferentes restaurantes para comer sano y sin muchas calorías.

Cambiar nata por queso fresco batido

El queso fresco es una de las mejores opciones al momento de sumar este lácteo, pues no posee muchas grasas y conserva un buen aporte proteico que brinda saciedad al organismo.

Si lo usamos en reemplazo de nata estaremos restando grasas saturadas y por eso, quitando calorías a nuestros platos. Podemos usarlo para elaborar salsas dulces y saladas o bien, para crear un cremoso smoothie o postres sanos como estos fresones al balsámico con cremoso de queso.

Escoger yogur natural en lugar de yogures de sabores y azucarados

Entre todos los yogures que encontramos en el mercado, los que poseen sabores varios y diferentes agregados como pueden ser frutas o cereales son los más calóricos y al mismo tiempo, los que más azúcares añadidos poseen.

Si queremos reducir el azúcar en la dieta para proteger la salud y al mismo tiempo, restar calorías fácilmente, recomendamos escoger yogur natural en lugar de yogures de sabores o azucarados. En casa podemos darle sabor con frutas frescas, canela, cacao en polvo sin azúcar añadido o si deseamos más sabor dulce, stevia.

Con yogur natural podemos elaborar desde desayunos y postres sanos hasta salsas, ensaladas y otras recetas más.

Sustituir mantequilla, margarina o mayonesa por puré de aguacate

Tanto mantequilla como margarina o mayonesa son en su mayoría grasas, y grasas muchas veces no del todo saludables o acompañadas de otros ingredientes poco sanos como sodio en grandes cantidades. Además, se trata de productos concentrados en calorías.

Si queremos mejorar la calidad de las grasas que consumimos escogiendo aquellas que ayudan a adelgazar así como también, restar calorías a nuestros platos, un excelente reemplazo es el puré de aguacate que podemos usar tanto para acompañar una carne o un bocadillo en formato guacamole, como también, para aderezar ensaladas, quesadillas, tostas o bien, para elaborar por ejemplo, helados sanos o brownie sin mantequilla.

Reemplazar patatas fritas de bolsa por chips de vegetales al horno

Los snacks comerciales son alimentos cuya calidad deja mucho que desear: colmados de calorías, con grasas no recomendables, mucho sodio y hasta azúcar o harinas refinadas en su interior.

Si reemplazamos el más tradicional: las patatas fritas de bolsa por chips de vegetales al horno que puedes elaborar con esta sencilla receta u otros snacks sanos como palitos de zanahoria crujientes por ejemplo, podemos ahorrar muchas calorías así como restar nutrientes de mala calidad y sumar vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra que favorecerá la saciedad.

Escoger cerveza sin alcohol en reemplazo de su versión tradicional

Aunque lo ideal para cuidar la salud y restar calorías sería eliminar de la dieta el alcohol en todos sus formatos, podemos comenzar optando por bebidas que tradicionalmente poseen etanol en su interior, pero en formato 0,0% o «sin alcohol».

Las bebidas 0,0% alcohol son las más recomendables para reemplazar a las tradicionales bebidas alcohólicas, pues son las que menos etanol concentran y por ello, las más sanas. Con este cambio podemos reducir a la mitad o más el consumo de calorías.

Endulza sin azúcar tus platos e infusiones

El azúcar de mesa, la miel o los jarabes que hasta el momento usabas para endulzar diferentes platos o el café de cada mañana constituyen una fuente de calorías vacías, ya que la energía que aportan deriva pura y exclusivamente de azúcares libres que la OMS recomienda reducir.

Por ello, un cambio sano es endulzar el café o nuestros platos con stevia o bien, con alimentos naturalmente dulces como pueden ser los dátiles, las frutas frescas como plátano, mango o incluso, algunas verduras como zanahoria, calabaza y demás.

El puré de frutas y verduras puede dar sabor dulce a galletas, bizcochos y demás sin necesidad de usar ningún tipo de azúcar y nuestra taza de té o café puede saber mejor y tener muchas menos calorías usando especias como la canela o el cardamomo o bien, agregando unas gotas de stevia en reemplazo del azúcar o la miel empleada hasta el momento.

Cambiar carnes grasas por cortes magros

La diferencia de grasa entre un corte y otro puede ahorrarnos hasta 200 Kcal por cada 100 gramos, por ello, en reemplazo de carnes grasas como puedes ser costillas, vísceras o fiambres y embutidos, recomendamos acudir a cortes magros como piernas, lomos, paleta, solomillo, pechugas en el caso de las aves entre otros.

Por supuesto, si queremos más sabor con menos calorías podemos acudir a verduras, especias, hierbas y condimentos para nuestros cortes de carne magro y siempre, recomendaremos evitar las frituras para su cocción.

Sustituir cereales de desayuno comerciales por opciones integrales

Los cereales de desayuno comerciales son una fuente concentrada de calorías, azúcares añadidos y muchas veces, sodio así como grasas de mala calidad. Por ello, evitar su presencia en nuestra dieta es clave si queremos comer más sano y perder peso protegiendo al organismo.

Si sustituimos los mismos por avena, quinoa, germen de trigo, salvados u otros podemos ahorrarnos calorías pero sobre todo, mejorar la calidad de la dieta y saciarnos con mayor facilidad que si optáramos por opciones industriales que no son más que ultraprocesados que deberíamos evitar.

Algunas buenas opciones son por ejemplo, quinoa con leche, porridge de avena o de cúscus, entre otras.

Usar quesos frescos en reemplazo de quesos curados

Cuanto más tiempo de curación tienen los quesos más se deshidratan y por esos, todos sus nutrientes se concentran. Así, los quesos curados poseen más grasas y calorías que los más frescos y con el uso de los últimos en reemplazo de los primeros podemos ahorrar hasta 300 Kcal por cada 100 gramos.

Si queremos un queso de pasta dura para rallar podemos usar un queso fresco congelado y así lo podremos rallar sin problema y de lo contrario, siempre mejor un queso fresco que uno curado para ahorrar calorías en la dieta, así como grasas, colesterol y sodio.

Si quieres perder peso de forma sencilla, con estos 13 consejos podrás restar calorías a tu dieta con facilidad y así, provocar el déficit calórico que tanto necesitamos para adelgazar.

Este artículo fue originalmente publicado por Gabriela Gottau en mayo de 2018 y ha sido revisado para su republicación.

Imagen | Unsplash, Pixabay y Directo al Paladar

En Vitónica | Haces dieta pero no pierdes peso: estos son los nueve fallos más comunes en las dietas para adelgazar 

En Vitónica | Por qué tienes hambre a todas horas: cinco posibles causas de tu apetito constante  


La noticia

Perder peso de forma sencilla: 13 formas de restar calorías a tus platos

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Gabriela Gottau

.

31 Ene

Correr es una de los deportes que más practica la gente en general. Esto se debe a que, por una parte, no se necesita ni mucho material ni mucho tiempo para practicarlo. Una persona que quiera mejorar en este deporte, con que salga a correr 3 o 4 días a la semana, 1 hora, es más que suficiente.

Por otra parte, se puede hacer donde se quiera, es decir, si no se tiene mucho tiempo, la persona puede correr por su barrio. En caso de que se tenga más tiempo en el día a día y la persona quiera, puede buscar hacerlo otros terrenos, otros paisajes, etc.

El asfalto (terreno que se hace a partir de alquitrán, arena y roca triturado) suele ser el terreno donde más se corre, ya sea por comodidad o cercanía si vivimos en ciudad. A pesar de esto, correr en asfalto puede tener sus ventajas y desventajas, como vamos a comentar a continuación.

Ventajas de correr en asfalto

La primera ventaja de correr en asfalto, es que es un terreno que está prácticamente en todos los lugares. A no ser que se viva muy alejado de la ciudad, en alguna casa de campo, si a la persona le gusta correr en asfalto, lo tiene muy cerca de casa.

Es un terreno que, dentro de lo duro que es, es bastante más elástico que otros como el hormigón. Esto hace que a la hora de correr, los impactos sobre las articulaciones no sean tan grandes.

Al ser un terreno bastante duro, tal y como hemos comentado anteriormente, devuelve casi todo el impacto y esto permite correr más rápidamente.

El asfalto es regular, por lo que no hay que estar muy pendiente de irregularidades y se puede estar 100% focus en la carrera, rindiendo al máximo.

La mayoría de las carreras en carretera tienen lugar sobre asfalto. Es por eso que, en caso de que quieras competir, se deberías entrena mucho en ese terreno.

Desventajas de correr en asfalto

Aunque no es un terreno tan duro como el hormigón, tampoco es uno blando, y si corremos mucho tiempo a lo largo de la semana, puede generar mucho impacto y estrés sobre las articulaciones, por lo que recomendamos que las personas vayan empezando poco a poco y que si se sufren de dolores, es mejor reducir el volumen de entrenamiento.

Aunque sea un terreno seguro, podemos encontrarnos con algunos peligros como por ejemplo coches o baches que, si pisamos mal, podría generar una lesión muy grande.

A veces, el terreno puede estar inclinado. En principio esto no tiene que ser malo, pero si corremos durante mucho tiempo en un terreno inclinado, puede molestias por un cambio en la pisada al que no se está adaptado.

Estas son las claves para correr de forma segura

Aunque el terreno donde se vaya a correr es importante, no lo es todo. El calentamiento y la técnica de carrera son muy importantes, incluso más que el terreno.

Calentamiento

Para correr correctamente tenemos que prestar mucha atención a todo nuestro cuerpo. empezaremos por nuestros tobillos y gemelos, nuestros rodillas y cuádriceps y finalmente cadera, brazos, hombros, etc.

Calentar todos los músculos nos permitirá aumentar el flujo de sangre, mejorando nuestro rendimiento en carrera, haciéndonos más flexibles y haciéndonos menos propensos a sufrir lesiones.

Técnica de carrera

Es muy importante que la punta de nuestros pies se dirijan al frente en todo momento y que nuestras pisadas se realicen en paralelo. Si no se hace así, corremos el riesgo de adoptar posturas lesivas y de realizar movimientos laterales que nos hagan perder distancia. Tenemos que centrarnos en amortiguar la pisada sobre una zona media del pie, permitiéndonos correr más rápido.

Es importante que tras cada zancada, la rodilla de la pierna que se estira, se extienda casi por completo, reduciendo el impacto de la pisada sobre la articulación y nos permitirá ganar más distancia con cada zancada.

No debemos dar saltos mientras corremos, ya que si lo hacemos, invertiremos parte de nuestra energía y tiempo en desplazarnos hacia arriba y no hacia adelante.

Zapatillas de correr

Es muy importante que, a la hora de comprarnos una zapatillas, compremos unas con buena amortiguación, por lo que os dejamos un link con 15 zapatillas que os pueden servir para ayudaros a que vuestras zancadas sean lo más cómodas posibles.

Vitónica | Correr por asfalto o por montaña, ¿qué es más lesivo?

Vitónica |Asfalto, tierra o césped: ¿cuál es la mejor superficie para correr?

Imágenes | iStock


La noticia

Correr o no correr en asfalto, esa es la cuestión: ventajas y desventajas y las claves para hacerlo de forma segura

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Guille Andreu

.

31 Ene

Tras el confinamiento por la pandemia, cada vez son más personas las que deciden preparar un pequeño gimnasio en casa para mayor comodidad. Las rebajas son una buena oportunidad para comprar esas máquinas y accesorios que necesitamos a buen precio.

Un ejemplo es la bicicleta estática BH Cross 1100 que incorpora un ventilador de grandes dimensiones indicado para las sesiones más intensas.

Ahora puedes encontrar esta bici en El Corte Inglés por 899 euros 1.399 euros. Cuenta con 4 programas de control del ritmo cardiaco seleccionables además de doble pantalla para controlar los diferentes tipos de entrenamiento según la intensidad y observar el tiempo, la velocidad, las revoluciones (RPM), la distancia, los vatios y las calorías quemadas

Funciona a través de resistencia de aire con el ventilador delantero fabricado con materiales duraderos y resistentes. Los brazos móviles permiten entrenar tanto tren superior como inferior pudiéndose ajustar toda la máquina según diferentes alturas.

Incluye pequeñas ruedas en la parte baja que ayudan en su transporte, por lo que podrás desplazarla por toda la casa. Soporta hasta 150kg y guarda historiales de hasta 4 usuarios.

Imágenes | El Corte Inglés y iStock

En Vitónica | Sesión descargable para elíptica: mantente en la zona quemagrasas


La noticia

Esta bicicleta estática de BH es perfecta para ponerte en forma en casa (y ahora está rebajada)

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Vanesa Soto

.

31 Ene

El dolor no es un input, tampoco una recepción pasiva de un estímulo sensorial, es una salida a partir de una huella neuronal única en cada persona.

El dolor realmente se genera en el cerebro, y este proyecta y representa la zona en la que debe producir dolor. De hecho, hay algunos niños que, aun naciendo sin miembros, tienen sensaciones fantasma.

Tipos de dolor

El dolor rápido en respuesta a un estímulo dañino es dolor nociceptivo. Por ejemplo, pincharse con una astilla. Es dolor adaptativo, como ya comentábamos en este artículo. Tras ese primer dolor, vemos como la piel se pone roja, se abulta y duele. Este dolor puede durar días, semanas, meses, etc., y a esto lo llamamos dolor inflamatorio.

Como estos dos tipos de dolor que hemos comentado de manera muy sencilla, hay 3 principales, que son los que vamos a comentar a continuación

Dolor nociceptivo

Este tipo de dolor se produce cuando la actividad de los nervios conduce información al sistema nervioso central. Para ello debe existir un estímulo en las fibras nociceptivas por un golpe, quemadura, etc. Este dolor está asociado con daños a los tejidos y a la actividad de las células inmunes.

A su vez, el dolor nociceptivo se puede dividir en visceral, somático profundo y somático superficial.

Los pacientes describen el dolor somático-nociceptivo como bien localizado y agudo, mientras que el dolor visceral-nociceptivo lo describen como un dolor profundo mal localizado. Puede acompañarse de náuseas, sudores, etc. La nocicepción puede ocurrir cuando alguien está inconsciente, pero el dolor necesita consciencia, debido a que necesita codificación sensorial y afectiva en centros superiores. La forma más potente que existe de eliminar el dolor es la disminución de la consciencia eliminando la experiencia sensorial mediante anestesia.

Dolor somático: El dolor somático se debe a estímulos que son recogidos  por los receptores de la piel (nocicepción superficial), articulaciones, huesos y ligamentos (nocicepción profunda). Generalmente es un dolor de tipo agudo y localizado.
Dolor visceral: Se siente en los órganos internos, debido a que las fibras aferentes alcanzan el sistema nervioso central mediante el sistema nervioso autónomo. Generalmente su localización es más difusa, y puede estar acompañado de náuseas, vómitos, cambios en la frecuencia cardíaca o tensión arterial

Dolor inflamatorio

Se debe a la infiltración de células inmunes que promueven la repatación del tejido afectado, causando hipersensibilidad hasta que la reparación se completa. Al aumentar la sensibilidad, se produce un efecto adaptativo al evitar su sobresolicitación.

A veces el dolor no es proporcional a la herida que se haya producido; hinchándose, enrojeciéndose y volviéndose extremadamente sensible un área mucho más grande que la localización de la herida.

Dolor neuropático

El dolor neuropático suele ser más refractario a los tratamientos, es decir, que no funcionen adecuadamente. No hay transducción nociceptiva, sino que la lesión neuropática tiene origen en el sistema nervioso.

A nivel periférico, la irritación o la lesión de un nervio puede producir una mala regeneración a nivel plástico o bioquímico. El nervio queda sensibilizado y las neuronas muestran actividad espontánea. Este dolor puede ser secundario a diabetes, traumatismos, infecciones virales, deficiencias nutricionales o problemas inmunes.

A nivel central, hay problemas que afectan a la médula o el cerebro. Puede ocurrir por ictus, lesión medular o por patologías como la esclerosis múltiple.

En Vitónica | Dolor de espalda: tres ejercicios que te ayudarán a fortalecerla y evitar molestias

En Vitónica | Dolor vs Molestia ¿Cuándo hay que parar de entrenar?

Imágenes | iStock

Información | Libro 2 ICNS Clínica y Endocrinología


La noticia

Conoce más sobre el dolor: qué tipos de dolor existen

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Guille Andreu

.

30 Ene

Muchas personas disponen del tiempo justo para entrenar en el gimnasio por lo que procuran que su entrenamiento sea lo más eficiente posible en cuanto a esfuerzo y tiempo invertidos. En un contexto así es muy importante seleccionar los ejercicios adecuados para aprovechar al máximo el tiempo disponible, ya sea que queramos ganar masa muscular o perder peso.

Relacionado con esto último, en este artículo queremos enseñarte algunos ejercicios para realizar en el gimnasio que supongan un gran consumo calórico en muy poco tiempo.

Saltos al cajón o box jumps

Nos separamos del cajón a una distancia prudencial que nos permita saltar con seguridad hacia el mismo. Estaríamos hablando de unos 20 centímetros.

Una vez colocados correctamente frente al cajón, extendemos nuestros brazos y hombros hacia atrás en dirección a nuestros talones. A la vez que realizamos este gesto flexionamos nuestras caderas para estirar nuestros glúteos e isquiosurales que liberarán toda esta tensión en el momento del salto. No debemos dejar que nuestro tronco se incline demasiado hacia adelante puesto que de esta forma no conseguiríamos un salto lo suficientemente vertical para salvar la altura del cajón.

Tras el último paso, debemos extender potentemente nuestros tobillos, rodillas y caderas liberando la tensión acumulada en ellos a la vez que lanzamos los brazos hacia adelante hasta la altura del pecho aproximadamente. El gesto de catapultar los brazos al frente nos dará inercia para conseguir un salto más eficiente.

Kettlebell swing americano

El kettlebell swing americano es el que se realiza en CrossFit y solo se diferencia del ruso en la posición final, que finaliza llevando la kettlebell por encima de nuestra cabeza, por lo que también se le denomina overhead kettlebell swing. El resto del movimiento debería ser exactamente igual.

Este recorrido adicional del swing debe conseguirse con una extensión de cadera potente, es decir, no se debe tirar con los hombros para colocar la kettlebell por encima de estos. Por supuesto, este recorrido adicional es lo que hace que el consumo calórico sea mayor y que se puedan encadenar multitud de repeticiones.

Thrusters o sentadillas con envión

Antes de iniciar el movimiento debemos asegurarnos de que la barra descansa correctamente sobre nuestras clavículas, con las muñecas extendidas, los codos paralelos al suelo y el core activado. Una vez tengamos mantenida esta posición compacta, comenzamos el movimiento conduciendo las caderas hacia atrás y acompañando el movimiento flexionando nuestras rodillas.

Una vez alcanzada la profundidad adecuada durante la sentadilla, nos aprovechamos del reflejo miotático y rebotamos hacia arriba procurando mantener nuestro torso lo más vertical posible.

Una vez finalizamos el movimiento de sentadilla frontal, debemos seguir extendiendo las caderas un poco más contrayendo nuestros glúteos para aprovechar al máximo la fuerza de nuestras piernas y no comenzar el press demasiado pronto.

De esta manera, mientras continuamos extendiendo las caderas, comenzamos a elevar la barra por encima de nosotros con nuestros hombros y tríceps. La trayectoria de la barra debe ser vertical y pasar lo más cerca posible de nuestro rostro.

Slam ball burpees

Este ejercicio combina el lanzamiento de la pelota contra el suelo con un burpee modificado.

Mientras el burpee original consiste en una flexión completa de brazos, en este simplemente realizamos el squat thrust completo sin llegar a flexionar los brazos. El squat thrust es simplemente el paso de la posición de cuclillas a la de plancha y viceversa. Cuando finalizamos el squat thrust recuperamos la pelota que descansa en el suelo y la volvemos a lanzar contra el suelo repitiendo la operación.

Este ejercicio es ideal para un trabajo metabólico.

Cómo montar una rutina en el gimnasio con estos ejercicios

La selección de ejercicios que hemos hecho, aparte de cumplir el objetivo de provocar un alto consumo calórico, responde a una lógica y es que dos de ellos son dominantes de rodilla, saltos al cajón y thrusters y los otros dos lo son de cadera, slam ball burpees y kettlebell swing.

En la rutina trabajaremos en base a esta lógica con la siguiente estructura:

ejercicio

series

tiempo

descanso

slam ball burpees

2

40″

20″

thrusters

2

40″

20″

american kettlebell swings

2

40″

20″

box jumps

2

40″

20″

La premisa es trabajar durante 40 segundos y descansar la mitad, 20 segundos, tanto entres series como entre ejercicios. Deja todo el material preparado con antelación antes de empezar. 

En Vitónica | Glúteos fuertes y con forma en 2021: una rutina de entrenamiento para hacer en el gimnasio

En Vitónica | Este año, consigue una espalda más grande y fuerte en el gimnasio: ejercicios y rutina de entrenamiento para lograrlo

Imágenes | iStock 

Vídeos | Live Lean TV Daily Exercises, Onnit, wilma9er, Ryan Miller


La noticia

Ejercicios quemacalorías en el gimnasio: cuáles hacer y cómo integrarlos en tu rutina

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Ángel Gardachal

.

30 Ene

Si tus intentos de adelgazar no están dando los resultados esperados, es momento de hacer una revisión, por eso te mostramos los nueve fallos más comunes en las dietas para adelgazar que puedes estar cometiendo y por eso, aunque te estás esforzando no pierdes peso como deseabas.

Contar sólo las calorías

Las calorías de los alimentos son importantes, pues en definitiva se necesita un déficit energético para adelgazar, pero saber de dónde provienen las calorías es de gran importancia.

Hay nutrientes como las grasas trans que si bien aportan igual cantidad de calorías que los omega 3 por cada  gramo, pueden tener un efecto muy diferente en nuestro cuerpo, pues  mientras las primeras inducen cambios metabólicos que nos llevan a la obesidad, los segundos pueden ser de ayuda para bajar de peso.

Asimismo, los etiquetados pueden subestimar el aporte energético de los alimentos y mostrarnos información errónea que no nos permitan asegurar una adecuada ingesta de calorías para adelgazar y como si fuera poco, contar calorías es estresante y difícil de llevar a cabo que puede acabar con la adherencia a nuestra estrategia para perder peso.

No considerar las porciones

Si nuestra estrategia para adelgazar es comer alimentos de calidad como pueden ser frutas y verduras, legumbres, cereales integrales,  semillas, carnes magras u otros pero al contrario del fallo anterior descuidas la cantidad, puedes estar cometiendo un grave error, pues tanto calidad como cantidad debe ser considerada.

Controlar las porciones de alimentos ingeridos es de mucha ayuda al momento de perder peso, porque nos acostumbra a comer con moderación y favorece el logro de una dieta equilibrada, es decir, si ningún exceso ni carencia sino todo en sus proporciones justas.

Por ello, si no consideras las porciones y te pasas consumiendo por ejemplo frutos secos o aceite de oliva que son alimentos con muchas calorías e igualmente sanos, éste puede ser el fallo en tu dieta.

Imitar la dieta de un amigo

A tu amigo de toda la vida le está dando mucho resultado esa dieta pero a ti no ¿qué ocurre? Pues claramente tienen necesidades muy diferentes y quizá tu amigo necesite más calorías que tú y el déficit que le propone esa dieta sirve mientras que para ti no.

Aun las dietas brindadas por profesionales de la salud deben ser individualizadas, de lo contrario, no es adecuada para nosotros y puede servirnos o no para adelgazar cuidando la salud.

Somos todos diferentes y por ello las dietas de revista, milagrosas de nada sirven al momento de perder peso como tampoco la estrategia que  usa nuestro hermano o amigo y que funciona perfecto en su vida, pero no tiene por qué resultar igual en nosotros.

Abusar de alimentos «light»

Los primeros aliados al momento de adelgazar son los alimentos «light» que deben tener menos calorías que su versión tradicional, pero que igualmente, no siempre son útiles para ayudarnos a perder peso, pues muchas veces la diferencia energética no es significativa o la cantidad consumida no establece una gran distinción.

Asimismo, solemos pensar en alimentos «light» como alimentos adelgazantes o sanos de los cuales tendemos a consumir más cantidad, algo que puede conducirnos a un exceso en lugar de a un déficit de calorías.

Abusar de la sal

Quitas el azúcar y las harinas refinadas de tu dieta y ¿crees que es suficiente para adelgazar pero no obtienes resultados? Debes saber que otros componentes de tu alimentación como la sal también deben ser considerados.

Un exceso de sal concluye en un consumo elevado de calorías, puede incentivar la hidratación deficiente y conducirnos a un exceso de peso a causa no sólo de una ingesta superior sino también de una retención de líquidos.

Por ello, reducir la sal en nuestra dieta es tan importante como cuidar las calorías y el azúcar en nuestra mesa habitual si buscamos perder peso.

Ingerir muchas calorías líquidas

Los líquidos no favorecen la saciedad como los sólidos y podemos beber una gran cantidad sin darnos cuenta, por ello, escoger agua como bebida habitual es clave para lograr una dieta saludable.

Si por el contrario escogemos refrescos azucarados, zumos, néctares, batidos y de vez en cuando alcohol, sin duda podemos pasarnos con las calorías líquidas en nuestra dieta que no ofrecen beneficios porque no aportan  considerables nutrientes buenos sino por el contrario, calorías vacías  derivadas del azúcar o el alcohol.

Como si fuera poco, muchas sustancias contenidas en los refrescos azucarados o el azúcar y alcohol como tan pueden tener un efecto adictivo en nuestro cuerpo e incentivarnos a consumir más y más de ellos, algo que en nada favorece nuestros intentos de adelgazar cuidando la salud.

No incluir ejercicio

No es reducido el número de dietas para adelgazar o de planes más complejos para perder peso que no incluyen ejercicio en su práctica, algo de gran importancia al momento de lograr resultados.

Más allá de las calorías, el ejercicio incentiva cambios positivos en nuestro metabolismo y en nuestros hábitos y conductas que son de mucha ayuda al momento de perder peso, por ello, su práctica debería ser siempre considerada.

Además, los resultados nunca serán iguales si complementamos dieta y  ejercicio que si sólo pretendemos adelgazar mediante una estrategia  alimentaria, pues el ejercicio tonifica, ayuda a mantener masa magra y  por ello, también es clave para no recuperar el peso perdido.

Hidratarse de forma deficiente

Una buena hidratación es clave para el control del peso corporal, pues entre otras cosas, podemos confundir la sensación de sed con hambre y «saciar» la misma con alimentos que suman calorías que el agua no aporta.

Asimismo, un consumo deficiente de líquidos puede obstaculizar el metabolismo y la quema de grasas así como favorecer la retención de líquidos que puede traducirse en un peso superior al momento de subirse a la báscula.

Por último, mantenerse bien hidratado debería ser un factor más a  considerar para lograr buenos resultados en nuestra dieta para adelgazar  porque también puede ser de ayuda para comer mejor.

Eliminar grupos enteros de alimentos

Eliminar grupos enteros de alimentos es muy propio de las dietas milagrosas, en las cuales se erradican todos los hidratos, o todas las grasas o incluso las frutas y verduras que tantos beneficios ofrecen.

Pues esta estrategia puede volverse en contra al momento de ver resultados, pues reduce la adherencia a una dieta, estresan al organismo por volverse una estrategia estricta e inflexible y ello, puede conducirnos a más ansiedad y aumento de peso.

Y si lográsemos adelgazar con la eliminación de un grupo de  alimentos, nuestro metabolismo quizá se resentiría y por ello,  culminaríamos con un efecto rebote que finalmente nos conduzca a aumentar de peso en lugar de mantener el peso perdido.

Estos son los nueve fallos más habituales de las dietas para adelgazar que impiden ver resultados a pesar de nuestro intenso esfuerzo para lograrlo. ¿Tú has cometido alguno de ellos?

Este artículo fue originalmente publicado por Gabriela Gottau en enero de 2019 y ha sido revisado para su republicación.

En Vitónica | Si quieres adelgazar en el nuevo año, comienza por organizarte y recuperar la rutina diaria 

En Vitónica | Ayuno intermitente para perder peso: sus beneficios en tu organismo y cómo comenzar a hacerlo de forma segura
Imagen | Unsplash, iStock, Thinkstock y Pixabay


La noticia

Haces dieta pero no pierdes peso: estos son los nueve fallos más comunes en las dietas para adelgazar

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Gabriela Gottau

.

30 Ene

La vitamina D es un nutriente de gran importancia para nuestro organismo, que debemos cuidar más que nunca en esta temporada en que nos exponemos menos al sol y podemos reducir considerablemente la síntesis en el organismo. Por eso, en nuestra dieta semanal de esta ocasión dejamos un menú saludable con vitamina D que puedes poner en práctica.

¿Te echo una mano?